Incondicionales

Los vemos desde arriba, desde nuestra altura y poco apreciamos de su cara, de su mirada.

Yo en estas imágenes me he querido “bajar a su nivel de mirada”, me he puesto a su altura y al igualar su mirada a la mía, se han detenido mis pensamientos, se ha reiniciado mi mente y he visto con otros ojos a estos “peludos”.

Incondicionales porque cuando tienes a uno en tu vida, tu vida ya no será la misma, el amor y la confianza que emana es magia.

“Hasta que hayas amado a un animal, una parte de tu alma estará dormida” Anatole France.

Juan Pedro Trejo